Marrakech

No hay comentarios
MARRAKECH CON LOS 5 SENTIDOS. GUÍA DE TRES DÍAS POR LA CIUDAD ÁRABE MAS COLORIDA DE ÁFRICA.


En este post os voy a contar mi andadura de 3 días intensos a Marrakech. La verdad es que son pocos días, pero han sido muy provechosos y nos ha dado para poder visitar bien la ciudad y tener unos momentos de diversión por el zoco. Esta ciudad africana posee una gran bipolaridad, posee la capacidad de enamorarte de ella o aborrecerla, divertirte o aburrirte, lo mejor de todo es que atrapa y cautiva al viajero sea cual será tu primera sensación.


Tiene una gran belleza, diferente (acostumbrados a las preciosas ciudades europeas). Sus calles estrechas y de color rosadas, sus casas de adobe a punto de caerse, el profundo caos de su Medina y el bullicio de la plaza Jmaa el Fna, acabaran de atraer tus cinco sentidos.
Antes de ir a Marrakech (viaje profundamente esperado y deseado) leí muchos blogs y páginas webs para informarme y cada vez me atraía más y tenía más ganas de visitarla. Sus colores, su variedad cultural, la magia de sus riada y su belleza exótica y desordenada hicieron que me trajera un buen sabor de boca. Con ganas de repetir, sin duda, una ciudad como he dicho anteriormente, o la amas o la odias.

Consejos

Antes de empezar este post sobre mi viaje os recomiendo que toméis unos consejos previos que te facilitaran muy mucho este viaje:


Seguro de viaje



Elige un buen seguro de viaje a la altura de tu viaje y de tu salud. Elige Alliance Assistance y consigue un 10% de descuento con nuestro código ENMISPIES10. Porque tu salud no está en manos de un seguro barato. A la hora de viajar... ¡No te la juegues! 

Aeropuerto

Marruecos tiene un aeropuerto único llamado Menara. Está a escasos 6 kilómetros del centro de la ciudad. Su aeropuerto es muy pequeño y no tiene cabida para tiendas o sitios de pasatiempos, aunque podrás contar con una mini tienda de duty free y una cafetería.
Los traslados son bastante frecuentes y variados. Se puede llegar al centro en Taxis (los de color beige) son los más económicos y frecuentes. Rondan los 10 euros, pero tenéis que tener en cuenta que el precio que oso piden no supere esos 10 euros o 100 Dh. Además tenéis que obligarle a que os ponga el taxímetro.
Si no os apetece estar a regañadientes con los marroquíes (ya que resulta muy agotador tener que estar todo el día regateando) podéis coger un autobús de Alsa, el número 19 que os llevará al centro de la ciudad por 30 Dh ida o 50 Dh ida y vuelta. Tarda unos 20 minutos y la frecuencia que pasan son unos 20 o 30 minutos. Os dejará en la plaza Jmaa el Fna. Normalmente todos suelen hablar ingles o español así que no os costará mucho preguntar.
Otra de las opciones que también esta muy bien y es asequible es un transfer. Normalmente los hoteles o riads ofrecen un servicio de recogida a buen precio. Casi resulto la mejor opción pero tenía miedo de ir con mi bebe y al no llevar silla me dijeran que no podía subir. El caso es que si viajas con niños y vas a coger puntualmente un vehículo no pasa nada, allí no hay multas, la gente va sin casco en las motos, con bebes, incluso llegamos a ver a 5 personas subidas en un ciclomotor. Aún así, no me quise arriesgar, las medidas de seguridad no se burlan o te puedes arrepentir.


Alojamientos

En Marruecos tienes dos tipos de alojamientos. Por un lado están los hoteles que se encuentran fuera de la Medina (fuera de la muralla). Se trata de la zona occidental o más europeizada. Encontrarás las tiendas más internacionales, restaurantes y cafeterías francesas y hoteles de lujo a bajo precio, que te harán olvidar del inmenso calor de la ciudad o de los ruidos más ensordecedores de la plaza.
Por otro lado, tenemos los famosos Riads. Yo cuando organicé mi viaje no sabía muy bien que hacer, pero me recomendaron esta opción. Se trata de casas de familias marroquíes que están adaptadas para acoger a los turistas. Parece una idea que echa para atrás, pero te darás cuenta cuando vayas que resulta la mejor manera de conocer sus costumbres, tradiciones, el interior de sus casas y sobre todo su gastronomía. Además se encuentran dentro de la Medina. Suelen ser austeros por fuera, como todas sus casas y por dentro encontrarás una belleza y riqueza asombrosa.
El mio era Riad Matins. Sin duda si vuelvo a ir a esta ciudad, me volveré a hospedar aquí. De precio nos costo una habitación triple, para 3 noches, con desayuno y traslado de vuelta al hotel 170 euros. Encontramos sitios más baratos pero tampoco queríamos ir de mochileros al llevar un bebe.
Su personal muy amable y atentos en todo momento, nos daban recomendaciones, hasta hubo una vez que teníamos dirhams elevados y salió del riad para conseguirnos billetes más pequeños.
Por las mañanas se levantaban hacernos el desayuno, recién hecho, con zumo de naranja exprimido al momento, dulces típicos marroquí y lo mejor de todo, podías repetir en cualquier momento de lo que te apeteciera porque te lo ponía todo recién hecho.
Aquí os dejo unas fotos.



Actividades y Excursiones

A nosotros siempre que vamos a una ciudad nos gusta visitarla de manera muy profunda, para conocerla realmente, saber de sus costumbres y tradiciones y que nos puedan hacer recomendaciones para alejarnos de las zonas más turísticas. Por ello, nos hicimos un tour gratuito por la ciudad, en el que al final de él, pagas la voluntad o lo que tu creas que se merece. Nunca había estado en un tour tan completo y largo como en Marrakech. Normalmente suelen ser de 2h y 30 min, donde te cuentan desde la historia de la ciudad, te hacen un recorrido por lo más emblemático de la ciudad, visitas los monumentos más característicos y a parte te llenan de consejos y particularidades de la región.
La empresa con la que hicimos este free tour fue Haz clic aquí.
Dentro de su página web encontrarás varias actividades y excursiones más que realmente merecen mucho la pena si vas a pasar más días por la ciudad.
Otra de las actividades que mereció la pena fue el paseo en dromedario por el palmeral. Me fascinó. Ya había montado en camello, pero no era lo mismo subirte al lomo de sus jorobas que montarte en una cesta. Sin dura recomendable 100% ya que la gente que hacía el paseo eran encantadores, te cogían el móvil y te hacían miles de fotos desde perspectivas diferentes.
Nosotros hicimos la reserva online, ya que allí me informé y valía como unos 7 euros más cara. Además te van a recoger a un punto cercano a tu riad y luego te dejan donde tu quieras. El paseo dura dos horas, ya que también te dan un té marroquí de despedida. Haz clic aquí para hacer tu reserva.





Qué ver

La verdad es que no es de esas ciudades gigantescas en las que no te de mucho tiempo a ver todo en tres días. Se trata de otra manera de visitar la ciudad. Perderse por sus calles resulta de lo más fácil. Son laberínticas y prácticamente iguales. Pasas por una calle y si ves algo... ¡No lo dudes y comprado! porque no volverás a pasar por ahí más. Resulta muy complicado orientarse y sobre todo guiarse con un mapa ya que prácticamente en la mayoría de sus calles no está escrito el nombre. Por esta razón hicimos el free tour. Nos hicieron un recorrido y conseguimos orientarnos un poco por la ciudad, además nos aconsejaron sitios chulos y baratos para comer o cenar.
Entre las cosas que ver o que hacer en la ciudad tenemos...

Plaza Yamaa el Fna: Levantada a escasos metros de la mezquita Kutubia. Sin duda es El Centro neurálgico de la ciudad, donde se crea el caos y se forma la vida desde que amanece hasta el anochecer. Al atardecer atrae muchos mas turistas y se llena de viandantes marroquís en búsqueda de dinero, atrayendo a los extranjeros con sus numeritos. Hay mucho ruido y olores, y en ella también podréis comer de la forma más barata, pero hay que tener en cuenta lo que nos llevamos a la boca, ya que no se sabe la procedencia, y no precisamente tienen una salubridad adecuada con los alimentos. 



Jardín Majorelle: Abren todos los días del año.
1 octubre-30 abril de 8 a 17:30.
1 mayo-30 septiembre de 8 a 18.
Y los meses de Ramadán de 9 a 17.
El precio de su entrada a los jardines son 70 Dh (unos 7 euros), luego hay entradas combinadas para visitar los museos de su interior y sobre todo el museo Yves Saint Laurent.
Es un sitio de origen francés creado en su periodo colonial. Se trata de un lugar tranquilo y aislado de la ciudad donde se concentra la vegetación más cuidada y selecta de Marrakech. Precioso sitio y con numerosas clases de cactus.








Palacio de la Bahía: Es una obra arquitectónica más importantes de Marrakech. Fue construido a finales del siglo XIX con el objetivo de ser el palacio más impresionante de todos los tiempos. Lo que más impresiona son sus 8 hectáreas de expansión o sus 150 habitaciones (las cuales solo están visitantes una parte de ellas). El precio de su entrada son 10 Dh (1 euro) y es uno de los edificios que se puede visitar, ya que muchos de ellos no están abiertos al público por razones de religión. 



Mezquita Kutubia: La mezquita más importante de Marrakech, construída en 1158. Se la conoce como la mezquita de los libreros, ya que en esa época sus alrededores estaban llenos de puestos de libros. Su altura es de 69 metros y no está orientada a la Meca (su gran error), lo que el Imán tiene que cambiar su ubicación para llamar al rezo. Igual que muchos monumentos o mezquitas en esta ciudad, está prohibida la entrada para los no musulmanes. 


Tumbas Saudíes:  Uno de los lugares más visitados de la ciudad. Datan de finales del siglo XVI. En ellas se pueden ver más de 100 tumbas de la familia Saadíe, tanto de hombres como mujeres y niños, de sirvientes o de los guerreros que luchaban para defender a la familia. El atractivo más importante es el mausoleo donde está enterrado el sultán Ahmad al-Mansur. El precio de su entrada son 10 Dh. Su horario, todos los días de 9-12 y de 14:30-18.




Museo de Marrakech: su entrada son 30 Dh, y abre todos los días de 9-18h. Merece la pena si quieres ver por dentro un antiguo palacio. Sus exposiciones son de alfombras, cerámicas, armas y otros objetos tradicionales.

El jardín secretoHaz clic aqui para informarte más sobre el jardín secreto. Es recomendable para tomarse un té. Esta en El Centro de la medina y es más pequeño que el majorelle.

Medersa Ben Youssef Madraza: para los que no sabemos árabe o no ha tenido nunca ningún contacto con ninguna ciudad islámica, tenemos que saber que medersa es un colegio especializado en estudios religiosos. Se trata de la medersa más importante de todo el país, su construcción finalizó en el 1565 y tiene 130 celdas que permitían alojar a más de 900 estudiantes. esta abierto al público todos los días de 9-18h. y su entrada vale 10 Dh.


El palmeral: El palmeral es otro punto turístico muy conocido y donde podrás montar en dromedario, ver el atardecer o hacer otras actividades como quads. Podrás contemplar más de 100 mil palmeras, las cuales proporcionan una gran fuente de riqueza de este país, por sus frutos y su gran ecosistema. Este sitio está algo alejado del centro de la ciudad, podrás ir en taxi (los cuales son muy baratos) o en calesa, para poder dar un paseo más agradable.


Zoco: Sin duda no has ido a Marrakech sino te has perdido en sus estrechos y laberínticos pasillos llenos de tiendas, colores y diversidad de olores. Toda la Medina esta llena de zocos, aunque tu vas caminando y te parezca el mismo siempre. Tendrás que saber que hay que ser el rey del regateo porque te pedirán precios desorbitados para sacarte el mayor dinero posible, lo que se trata es... ¿Cuánto estás dispuesto a pagar? Ellos primero te dicen cuanto pagarías por su artículo y luego vas ajustando entre tu cantidad y la suya. Yo compre muchas cosas, entre ellas una manta hecha a mano que me pedían 30 euros al cambio, y acabé pagando 8 euros. Mi hermana compro un bolso de mimbre de los preciosos que se llevan ahora, y acabo pagando 10 euros de 30.



Dónde comer 

Plaza Yamaa el Fna: Encontraréis numerosos puestos de comidas, pero como os he aconsejado anteriormente, mirar bien el producto antes de consumirlo, porque no tienen muchas medidas de salubridad. Por cierto cuando pidáis la bebida, hacerlo sin hielo y siempre beber agua embotellada.

Café Glacier: Cuando estéis en la plaza Yamaa el Fna, lo veréis muy fácilmente. Todos tienen acceso a la parte superior para ver la apuesta de sol, pero sin duda es el mejor sitio para contemplar el atardecer. Los precios comparados con otros lugares de la zona son algo más elevados, pero no caros. Un café fueron 25 Dh (2 euros y medio).


Limoni: Es un patio precioso de origen italiano. Tienen platos fusionamos de la comida italiana y de la comida marroquí. Nos lo recomendó el chico de nuestro Riad y fue un acierto. El precio medio por persona son unos 15 euros (bebida, plato principal y postre). Un manjar para el paladar y en general para los cinco sentidos. Aunque comer y cenar en la ciudad resulta mucho más barato, podéis degustar una cena romántica en un sitio tan especial como este.


Café Kif Kif: muy cercano a la plaza, es otro restaurante marroquí muy típico con mesas en la azotea para disfrutar de su ambiente. La carta no es muy variada, pero tienen productos típicos de la época y el cous cous está tremendamente buenísimo. La media por persona son unos 9 euros.


Café Kessabine: Es otro de los lugares de la plaza del que nos dejamos llevar para tomar sus especialidades marroquíes. Aunque sin duda el plato por excelencia fue el cous cous, las tajines o sus dulces.


Gastronomía

Té marroquí: la bebida por excelencia, resulta ser un te negro normal con aroma a mentolado. No llega a ser tan fuerte como la menta poleo y no resulta nada amargo.

Zumos de frutas: gracias a sus grandes producciones de fruta, no verás raro encontrarte miles de puestos seguidos que te harán zumos muy ricos, naturales, de las piezas que elijas a tan solo 10 Dh (1 euro). 

Kefta: es la forma más popular de comer una carne de hamburguesa. Resulta una carne picada especial con sus especias. Si pedís una hamburguesa os la prepararán lo más seguro con este tipo de carne tan tradicional.

Falafel: Es una de las recetas más conocidas y famosas de Oriente Medio y que se remonta a épocas del Corán. Dependiendo del lugar, ya que su procedencia es incierta, se puede comer de una forma u otra (hamburguesa, filete o bola). En Marrakech lo sueles comer en bolas.

Cous cous: A mi me encantaba ya previamente el cous cous pero al ir a marruecos me gusta mil veces más. Utilizan unas especias para cocinarlo que le dan un toque más sabroso, sofisticado y que para nada es fuerte ni repite. El más típico es el de verduras con pollo. Y te suele costar en casi todos los sitios de unos 40 Dh.

Tajín: Es otro de los platos principales más famosos de su gastronomía. Se trata de una cazuela de barro tapada por una campana de barro también donde te cocinan cualquier tipo de carne. Están deliciosas ya que vienen con salsa y la carne se queda muy jugosa y tierna. Merece mucho la pena probarlo, ya que se deshace en el paladar.

Rincones


























No hay comentarios